Un completo extraño en tu sofá…

Dormir en la cama de un extraño… Miles de personas lo hacen cada día, porque alquilar la casa de otra persona es la tendencia del momento.
Ni hotel, ni tienda de campaña, ni apartamento turístico… No. Simplemente una casa privada donde alguien -completamente desconocido- reside y hace su vida diaria. Curiosamente, este desconocido le da acceso a su casa a otros también completamente desconocidos.

Hoy en día, todo el mundo puede alquilar su casa en 3 sencillos pasos: te das de alta en Airbnb (1), subes unas fotos atractivas (2) y escribes un texto descriptivo divertido sobre tu casa y las atracciones de los alrededores (3). Y entonces ya sólo queda cruzar los dedos para que tus inquilinos escriban comentarios positivos sobre su experiencia en tu casa.
Es una idea brillante! ¿Quién no es curioso o hasta un poco voyeur? Personalmente, ya he participado de esta nueva tendencia (como inquilina) y he tenido experiencias muy positivas. Pero sigo sin acabar de comprender como alguien puede dar acceso a todas sus posesiones y detalles de su vida a un completo extraño. El dinero seguro que debe ser una de las motivaciones, pero en mi opinión no puede ser la única. Desconocidos que husmean entre tus cosas…. Hasta el cajón de la ropa interior (¿quién lo cierra con llave?).
No. Antes de dar acceso a un extraño a mi casa debería quitar tantas cosas que determinan mi identidad que ya no sé si al volver estaría tan cómoda en ella… Y precisamente ésto no es la idea de esta nueva tendencia. Concluyendo: yo sería incapaz de alquilar mi casa, pero estoy encantada que haya tanta gente que si esté dispuesta a ello.
Enjoy your summer holidays, Fieke

1 Comment

  1. Tere 25 Agosto, 2014

    Me siento totalmente identificada con tu opinión! No lo he probado aún -como inquilina-, aunque tentada estoy… pero sería incapaz de ofrecer mi casa.


Leave a comment