¿Los grafitis son arte?

Hace unos días caminaba con Olaf por el Raval, era temprano, las 8:30, con un despejado cielo azul, de camino a nuestro bar favorito para desayunar. Esto no lo hacemos casi nunca pero aprovechamos con la idea de que al mismo tiempo tendríamos una reunión de trabajo. Una decisión espontánea como ésta definitivamente es una de las ventajas positivas de ser tu propio jefe.

Es un placer caminar por la ciudad por la mañana, ver a la gente disfrutar de su café y sentir como el invierno está llegando a su fin. Las calles reciben una dosis de limpieza y las tiendas abren sus puertas. En mi opinión es una pena que haya tantos supermercados pero eso es otra discusión.

Lo que quería comentar es mi frustración por los grafiti! Originalmente, grafiti significa rayar un muro, y no hace falta ser un experto en arte para saber que siempre han existido. Claramente no pretendo hablar de esta forma de arte. El grafiti moderno surge durante la segunda Guerra Mundial cuando los soldados americanos ponían el texto ‘Kilroy was here’ acompañado del dibujo de Mr. Chad asomándose.

Después en los años 60 se convirtió en moda para jóvenes neoyorquinos dejar sus apodos en los trenes y metros. A estas marcas se les llama “tags”. A través de los artistas inspirados por el grafiti, en los años 80 esta nueva forma de arte llega a Europa. So far so good, pero ¿cuándo los artistas de grafiti han decidido destrozar otro arte con sus obras? No hay pared o puerta sin una pintada. Desafortunadamente esto ya no es arte, ahora es vandalismo. Aunque hay grafitis que están muy bien hechos en mi opinión no tienen lugar en los maravillosos edificios de los cuales puede presumir Barcelona y tampoco en la puerta de mi casa.

Hay pequeños “artistas” que no tienen mayor placer que dibujar en las paredes de papá y mamá, pero personalmente no conozco ninguna familia que les haga gracia que su pequeño les pinte las paredes de casa.

4 Comments

  1. Cristina Soler Meseguer 26 Marzo, 2015

    Fieke, vivo en el Raval y comparto totalmente este post.
    Es inaudito el tema! No sabes el dinero que se gastan los comerciantes y las comunidades de vecinos para intentar mantener sus puertas o persianas y que al final desisten por ver la impunidad imperante entre la autoridad pública (Guardia Urbana, Mossos d’Esquadra) hacia el tema.
    Como mucho (en los edificios emblemáticos) tienes una división municipal de limpieza de grafitis que te los limpia cosa que pagamos todos.


  2. Sandra 26 Marzo, 2015

    Totalmente de acuerdo. Pienso que hay artistas del grafitti, pero el arte no es solo la obra, sino la obra en su propio contexto, y este contexto puede ser un enorme un muro de cemento, una triste pared de un solar abandonado, un lugar creado para ella…no la puerta bien pintada de la casa de alguien a quién no se ha pedido permiso, ni un edificio de gran valor arquitectónico y/o histórico…
    SA


Leave a comment