Consejos de nuestras abuelas

Mi abuela seguro que no me ha dejado una cosa: consejos sobre como hacer mis tareas domésticas! no creo que fuera su gran pasión. Ella tenía, como yo, una tienda para bebés, era muy creativa y recuerdo que hacía unos jerseys de punto preciosos y le encantaba ir de compras. Recuerdo su superdeliciosa sopa de tomate con albóndigas, pero no pasaba mucho tiempo en la cocina con recetas complicadas. Era una abuela que siempre me llevaba a ver escaparates y a hacer las compras pero  no le enseñaba a su nieta como hacer mejor las tareas de la casa. Aun así, a mí me encantan los consejos de otros tiempos, porque funcionan y a menudo igual de bien y porque son una buena alternativa a los productos químicos que prefiero no tener en casa.

Os digo algunos que he aprendido:

  • las zanahorias se mantienen frescas si las metes en un recipiente cerrado con agua.
  • si te huelen las manos a ajo, cebolla o pañales sucios, puedes lavarlos con pasta de dientes y los olores desaparecen.
  • la cal se elimina simplemente con vinagre.
  • la lechuga se mantiene fresca si la guardas envuelta en una toalla o trapo húmedo.
  • sartenes y cazos con restos pegados se dejan una noche con agua y bicarbonato.
  • tu frigorífico se vuelve blanco nuclear y huele a menta si lo limpias con un trapo con pasta dentífrica.
  • pies, manos y uñas se quedan limpias y blancas después de un baño de agua tibia con colutorio bucal.

Si tú también tienes algunas fórmulas “ancianas”, házmelo saber y las compartiré encantada.

saludos,

Fieke

Leave a comment