6 maneras de beber café

Está claro que no soy la única adicta al café en el mundo, el café es una de las bebidas más populares que se preparan, sirven y beben en este planeta. Yo empecé a una edad temprana (¡con 7 años!) a beber café y con un poco de mala conciencia debo confesar que mi elección de “mejor amiga” tenía mucho que ver con que su mamá me dejaba beber café. Cuando llegué a la edad de decidir lo que bebía por mí misma, tomaba café hasta la hora de dormir, durante todo el día. Ahora ya me limito hasta las 4 de la tarde.

Lo primero que hago cuando me despierto es beber un café, preferiblemente en la cama (sí queridos, tengo un hombre que me trae el café a la cama) ;-). Me encanta el olor de café, el sabor (nunca lo tomo con azúcar o leche, a no ser que desconfíe de quién lo prepara) , la sensación de una taza caliente entre mis manos y las muchas conversaciones que he mantenido mientras disfrutaba de una taza de café.  Pero con el paso de los años también he sido defraudada sobre mi querida taza de café. En cada país la elaboración del café es diferente y es importante saber cuáles son los “do’s” y los “dont’s” cuando pides un café.

El único café que es igual en todas partes creo que es el capuccino. Así que si te gusta el café con leche, ésta es la elección más segura, pero en el resto de variaciones a menudo te preparan algo diferente de lo que estás acostumbrada en casa o en tu propio país. Prepárate si vas de viaje o déjate sorprender si te gusta la aventura.

Los escandinavos son los más grandes consumidores de café, pero son los italianos los que han hecho del café una cultura. Como ya os decía, cada país tiene sus reglas y tradiciones del café.

En los Estados Unidos, uno bebe el café “on the go” o en una cafetería con wifi gratis. Los cafés son mega grandes y puedes elegir entre muchos sabores. Atención para no quemarte con el primer sorbo porque los cafés están hirviendo (es la manera de mantener la temperatura mientras viajan). *Variaciones: el Vento, el large, el frapuccino, mocca, vainilla y los nombres correspondientes en cada cadena… 😉

En Francia es más complicado. Lo más seguro para un café de mañana es un café au lait, aquí no hay sabores y la mejor oportunidad para un café bueno es uno cortito después de la comida. *Variaciones: Café au Lait, Noisette, Noir, Alongé, Americain.

En Italia “enjuagas” la boca con el vasito de agua que muchas veces te ponen, para eliminar otros sabores de la boca. Un capuchino se bebe únicamente hasta las 11 de la mañana y un café para llevar es una falta de educación. *Variaciones: Capuccino o Capuccio, Caffè, Machiato, Latte, Latte Machiato, l’Americano e la lista non finische mai…

Aquí hay mil maneras de pedir un café, y cambia según dónde viajes en la península. Tienes que saber cuanta leche lleva cada variación, cómo de fuerte es el café y en qué tipo de taza o vaso lo quieres. También puedes decidir si es de máquina o de sobre. He aquí una de las razones por las cuales los turistas piden un café con leche durante todo el día, aunque en realidad lo conocemos como el café del desayuno…! *Variaciones: Con leche, en vaso, en taza, cortado, corto de café, leche de soja, con sacarina, descafeinado de sobre, americano, largo, largo en vaso de cortado… pfff y miles más. 

En Turquía bebes el café después de comer y se sirve con dulces turcos y el café es tan fuerte que sólo tomas uno, además éste es el país donde no pides uno “doble”. Tampoco te bebes el fondo de la taza, si no quieres acabar con el “marro” ¡en la boca!

Y en caso viajéis a Etiopía, tomaros el tiempo, el ritual del café (no es una exageración) dura al menos una hora. Para cada sorbo debes primero inhalar el aroma del café. ¡Un café rápido no es opción!

Comparte tu receta o experiencia del café conmigo.  ;- )

Disfruta! Fieke

*mi lista de opciones es interminable. Sólo he listado unos pocos, pero pondré en la lista todas las variaciones que me enviéis.

Leave a comment